La Vigilancia Estratégica.

La Vigilancia Estratégica.

Vigilancia Estratégica.

La innovación está tomando cada vez un peso especifico más importante en los presupuestos de las empresas y la Vigilancia Estratégica es una herramienta clave. En el sector agroalimentario va a ser clave, en un mundo globalizado y donde la competitividad es máxima, hay que estar atentos a las novedades que se presentan en nuestro sector de actividad, nuevas técnicas de producción, abonos, productos, maquinaria… También hay saber qué está haciendo la competencia y en general las nuevas oportunidades que se van abriendo a nuestro alrededor. No podemos dar la espalda a la innovación ya que ésta va a ser la mayor garantía para el futuro de nuestras empresas.

¿Qué implica la vigilancia estratégica?

Desde la Fundación Prodintec nos indican que la vigilancia estrategica implica:

La Vigilancia Estratégica es una herramienta más para tomar el pulso de nuestra empresa, mejorarla y hacerla más competitiva. Ese debe ser el objetivo último y donde tenemos que focalizar nuestros recursos.

Tenemos que ser capaces de establecer métodos de busqueda de información validos, como buscadores (google, bing…), suscripciones a revistas especializadas, RSS, rastreadores de contenidos… Dentro de estas busquedas tener claro: qué queremos buscar, palabras clave a utilizar en buscadores, y que medios son los más fiables. Todo esto para localizar información relevante que se pueda poner en valor. De nada vale la información si ésta no va a suponer una mejora en aspectos concretos de nuestra gestión o de nuestra actividad productiva.

Esta vigilancia puede enfocarse a cinco apartados:

  • Análisis de la información: recopilar información, filtrarla, analizarla y publicarla para que esté accesible dentro de nuestra empresa (un blog puede ser una herramienta perfecta, donde la información esté estructurada y accesible).
  • Tecnología: novedades tecnológicas en cuando a logística, producción, gestión, comunicaciones…que nos permitan ahorrar costes y evitar la obsolescencia.
  • Competencia: vigilar a nuestros competidores actuales y potenciales, estar preparados para reaccionar ante cualquier cambio.
  • Comercialización: estar al día en cuanto a nuevos mercados, oportunidades de vender nuestros productos.
  • Entorno: que está ocurriendo en nuestro sector, normativa, legislación, nuestros proveedores, clientes. Necesidades de formación del personal, etc.

El Proceso de vigilancia estratégica podríamos dividirlo en dos aspectos fundamentales, por un lado la vigilancia tecnológica, que es algo objetivo que nos permite saber qué tecnologías existen y como estamos en comparación al resto de empresas de nuestro sector,  y por otro lado la inteligencia competitiva, más subjetiva, que consiste en saber valorar la información, transformarla en conocimiento y transferirla, de forma que nos ayude a innovar y a mejorar.

Aspectos básicos en la aplicación de esta vigilancia:

  • Tener una metodología de trabajo: reuniones previas, identificación de equipos de trabajo, búsqueda de información, organización de esa información.
  • Análisis de la información: tener un capital humano formado, capaz de definir los problemas y transformar la información obtenida en conocimiento que se pueda poner en valor, que ayude  en la toma de decisiones.
  • Herramientas: hay numerosas herramientas que nos pueden ayudar en la búsqueda de información, desde revistas especializadas, buscadores, blogs temáticos, y otras más sofisticadas que nos hablan de posicionamiento de productos, ciclos de vida de la tecnología o de un producto en concreto.

En resumen, ¿Cuáles son los resultados que podemos obtener del proceso de vigilancia estratégica?.

  • Anticiparnos: de forma que podamos detectar cambios importantes en el entorno que puedan afectarnos.
  • Comparar: con la información que obtenemos de nuestros competidores estamos en condiciones de reconocer nuestras fortalezas y debilidades frente a ellos y con nuestros clientes.
  • Minimizar riesgos: si estamos al día de las nuevas tecnologías, sistemas de producción, competidores… tomaremos las decisiones adecuadas y optimizaremos nuestra capacidad de reaccionar ante cambios del entorno.
  • Innovar: se trata de esto, de mejorar gracias a la innovación, de identificar oportunidades.
  • Cooperar: cada vez más nos estamos dando cuenta de que la unión de esfuerzos, la búsqueda de socios tecnológicos adecuados, mejora nuestras capacidades y hace que nos centremos en mejorar nuestras habilidades.

Publique una respuesta