El desconocido dominio .coop

El desconocido dominio .coop

Dominio .coop

Cuando todo el mundo ya está acostumbrado a oír hablar de las compañías “.com” lanzamos el reto de que se popularice el concepto de empresa “.coop” como sinónimo de entidad de economía social, donde el beneficio mutuo y la calidad son su razón de ser.

El dominio .coop fue aprobado por ICANN (organización internacional sin animo de lucro que, entre otras funciones, es la responsable de asignar las direcciones IP) el 16 de noviembre de 2000, comenzado a operar el 30 de enero de 2002.

Se trata de un dominio de Internet de tipo patrocinado, es decir, un dominio propuesto por una agencia o fundación independiente, que establece o aplica las reglas para optar a dicho dominio. En este caso el promotor ha sido la Dot Cooperation LLC, propiedad de la NCBA, una asociación de cooperativas agrarias estadounidense que trabaja para desarrollar, promover y proteger la empresa cooperativa, y que ha contado con el apoyo de la Alianza Cooperativa Internacional (ICA).

En el acuerdo de patrocinio establecido con la ICANN se fijan las condiciones que deben ser cumplidas por las entidades que deseen optar a un dominio con la extensión “.coop”:

  • ser miembro de la National Cooperative Business Asociation (NCBA).
  • ser miembro de la International Cooperative Alliance (ICA).
  • ser una organización constituida como cooperativa y/o considerada cooperativa por la normativa de aplicación en su país.
  • ser una asociación de cooperativas.
  • ser una organización comprometida con los siete principios cooperativos.
  • ser una organización controlada por una o varias cooperativas.
  • ser una entidad cuya actividad este especialmente dirigida a la prestación de servicios a las cooperativas.
  • o aquellas personas o entidades cuyo uso del dominio “.coop” ayude a  promover los intereses del sector cooperativo, o a promover el desarrollo de las cooperativas en todo el mundo.

El objeto de este dominio es diferenciar en la red de redes a las empresas cooperativas, utilizando como ventaja competitiva su prestigio social, derivado de los valores en los que este tipo de organizaciones se basan: la autoayuda, la autoresponsabilidad, la democracia, la equidad, la igualdad y la solidaridad. Unos valores que en el caso de las Cooperativas Agroalimentarias de España van asociados a una larga tradición de defensa de la sociedad rural, el medio ambiente y la producción de alimentos de calidad.

Desde estas líneas deseo lanzar una invitación a las cooperativas de nuestro país a registrar sus dominios con esta extensión, y entre todos popularizar el concepto de “.coop” como sinónimo de honestidad, transparencia, calidad y responsabilidad social.

Publique una respuesta