Rapidez, exactitud, transparencia y control, requisitos indispensables en el punto de venta.

Ventas al detalle en las tiendas de suministros (en ocasiones verdaderos supermercados) a socios y terceros o tiendas de productos locales de calidad (vinos, aceites, quesos, …) necesidades diversas con una respuesta común.

Una única pantalla, un tratamiento para cada cliente.

El diseño de la pantalla de ventas permite al usuario una sencilla y rápida operatoria, siendo posible emitir tickets y facturas a clientes esporádicos (sin necesidad de darlos de alta en el maestro de clientes) o albaranes y facturas a los habituales, aplicando sus condiciones estándar de compra (tarifa, forma y método de pago, domiciliación bancaria, …).

Existencias y cobros bajo control.

En el punto de venta es fundamental un estricto control de la mercancía y del movimiento de fondos. El módulo no sólo permite el control de la materialización del cobro, sino que además permite gestionar las operaciones atípicas que pueden producirse en una tienda, tales como dotaciones iniciales de fondos, retiradas, reposiciones o pagos y cobros no vinculados directamente a la operatoria de ventas.

La incorporación de un asistente para el arqueo de caja es una eficaz ayuda para el operario, que permite agilizar está tarea y evitar errores. El informe de arqueo tiene en consideración además de las ventas en efectivo, el impacto de todas las operaciones atípicas realizadas e informa de las ventas  materializadas mediante otros métodos de pago (tarjeta, talón o crédito).

Este módulo puede integrarse con periféricos compactos (integrados en un TPV comercial) o independientes tales como impresoras de tickets, cajones portamonedas, visores, lectores de código de barras, lectores de tarjetas, …